Ir al contenido principal

Correspondencia epistolar




Estimado amigo Baruk:

Como te habrás dado cuenta, la última vez que visité tu librería andaba en busca de libros que reúnan correspondencia epistolar. El motivo es porque este año iniciaré un ejercicio literario en el cual estaré escribiendo cartas imaginarias a personajes del pasado que han formado parte de la historia de México; pero no sólo a esas personalidades, también habré de mantener correspondencia con un querido amigo al cual le estaré contando, por medio de cartas, algunas de mis andanzas culturales: mis visitas a museos y exposiciones, los sitios históricos que voy conociendo, los libros que he ido adquiriendo y lecturas que vaya realizando.


Con esta idea en mente, me propuse leer varios libros sobre cartas; no me importa mucho quién las haya escrito, la idea es empaparme en el género literario epistolar. A parte de los que tú muy amablemente me pudiste conseguir la última vez que visité tu librería de viejo, yo he logrado hacerme de otros; algunos bastante entretenidos.

De los que he logrado reunir, un poco más de veinte, comencé a leer Querido Diego, te abraza Quiela escrito por Elena Poniatowska; y 84,Charing Cross Road de Helene Hanff. El primero es un libro de cartas imaginarias que recrea la autora entre el pintor Diego Rivera y la también pintora Angelina Beloff; el segundo es la publicación de la correspondencia –estas si son cartas reales- entre el encargado de una librería de viejo de Inglaterra y una bibliómana que vive en Estados Unidos deseosa de conseguir libros buenos a bajo costo.

Conseguí otros muy buenos que están en espera de ser leídos: Correspondencia entre Justo Sierra y José Yves Limantour y Espistolario y Archivo de Mariano Azuela editados por la UNAM; Espistolario de Ignacio Zaragoza, y el Epistolario de Benito Juárez, ambos editados por el Fondo de Cultura Económica; Cartas de Mujeres de Amado Nervo; Cartas a Manuel Rodríguez Lozano de Antonieta Rivas Mercado; Cartas desde México de Rosalie Evans.

Recuerdo que tú me conseguiste Cartas a la novia, de Victor Hugo, he podido leer un poco de estas cartas y como es de esperarse son fascinantes, lástima que no esté prologado, pues me gustaría conocer el contexto de éstas misivas. También logre conseguir Cartas a su madre, del mismo autor de El Principito, Antoine de Saint-Exupéry, es un libro poco conocido; son cartas que el autor le escribió a su mamá cuando éste estaba en un internado, te confieso que me aburrieron y tuve que abandonar la lectura.

Te prometo que te iré contando mis impresiones de cada libro; pero no sólo eso, también la fascinante aventura de conseguir cada uno de ellos; la mayoría los he tenido que buscar en librerías de viejo y tú más que nadie sabe lo que significa para un bibliómano entrar a esos lugares y hurgar entre libros hasta encontrar el deseado.

Mi estimado amigo, no te quito más tiempo, seguramente tendrás mucho trabajo, te prometo escribirte pronto para contarte más sobre mis libros. 



Con Afecto:
El Bibliómano.